El proyecto, para el que no piden ayuda, prevé emplear a 110 personas

scale (1)Escapa de los focos. Dice que es la primera entrevista que concede. Insiste una y otra vez en que no quiere polemizar con nadie. Busca con ansia que Santa Bárbara tenga futuro. «Es una pena no haber aunado esfuerzos lo digo con todo el sentimiento del mundo; tengo muchas, muchas, pero muchas cosas que contar, pero me parece que no es el momento y a lo mejor tampoco lo es en el futuro», sostiene Ramón Mejuto Lorenzo. A los diez años entró en la escuela de la fábrica de armas donde ya trabajó su padre. Estuvo 40 años en diversos puestos, los casi cinco últimos de director. Desde hace meses asesora a Hércules de Armamento, uno de los grupos interesados en gestionar la fábrica de armas.

-¿Cómo valoran el pliego del concurso público de Defensa?

-Le di dos repasos, no en profundidad. Otra persona de mi equipo lo analizó desde el punto de vista jurídico. Pero esto hay que analizarlo en profundidad y tenemos un mes para ello. Lo que sí es seguro es que Hércules de Armamento se presentar al concurso como una alternativa para salvar 110 puestos de trabajo, inicialmente, con unas condiciones que nosotros pusimos, que las tendremos que adaptar al concurso, estemos de acuerdo o no, eso en su momento se dirá.

-Los puestos de trabajo se valoran mucho en el pliego.

-Sí, pero hay algunas connotaciones que habrá que matizar. Ahora no emito un juicio porque queremos ver en detalle todos los pormenores.

-¿Había el peligro de que no se presentara ninguna empresa?

-Que no tenga miedo nadie, que Hércules de Armamento va a seguir comprometida con el proyecto de la fábrica de armas. Y es por La Coruña. Yo tengo 59 años y mi objetivo es consolidar en tres años, o mejor en dos, un proyecto serio e industrial. Somos una iniciativa privada, no pedimos subvención pública en este momento de arranque.

-¿Y más adelante?

-La filosofía, la forma de hacer de un empresario, tiene que ser que los programas, o los contratos, paguen las subvenciones. Lo que no podemos es vivir permanentemente de papá Estado.

-En el pliego del concurso Defensa dice que no va comprarle nada a la fábrica, ¿lo asumen?

-Esa fue la primera fase del ministro de Defensa en la entrevista que tuvimos con el. «Ustedes no vienen a pedir nada». Y le dijimos que no.

-¿Tienen ya clientes?

-Por supuesto. Es pronto para esto pero la idea, los contactos y las directrices son para exportar producto fuera.

-Si les dan la gestión, ¿cuando empezaría a funcionar la fábrica?

-Antes del 2015 es difícil si entendemos el inicio de una actividad normal de producción. Antes hay que hacer una serie de medidas. Esto es más complejo de lo que parece no es abrir la puerta y empezar.

Vía La Voz de Galicia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR